Terremoto en Ecuador

Home Actualidad Terremoto en Ecuador Ecuador: dos meses después

NOVEDADES

boton
PDF Print E-mail

Ecuador: dos meses después del terremoto

Tras el terremoto que asoló Ecuador el pasado 16 de abril, empezamos inmediatamente a ofrecer auxilio a las familias afectadas ofreciendo alimentos no perecederos y agua. También activamos numerosas actividades de grupo para ayudar a superar el trauma.

"Estábamos tranquilos, de repente todo empezó a moverse. Se trataba de un terremoto; tan sólo esperaba que se acabara rápidamente", explica Blanca García, maestra en un centro Compassion en la ciudad de Manta. "Todo el edificio empezó a temblar mientras el agua salpicaba desde las tuberías que explotaban. Empecé a correr mientras sujetaba fuerte a mi hija contra mi pecho. Si se hubiera caído, un muro la habría aplastado y habría muerto. Mientras huíamos pedía a Dios que nos ayudara, tenía muchísimo miedo".

Terremoto en Ecuador, dos meses después: la ciudad de Manta fue destruída Terremoto en Ecuador, dos meses después: los militares entre los escombros de las casas de Manta

Un terremoto de magnitud 7.8 en la escala de Richter golpeó la costa de Ecuador a las 19.00 (hora local). Las principales provincias afectadas fueron Manabí y Esmeraldas, pero la increíble fuerza del movimiento sísmico también se dejó sentir en todas las provincias costeras y del interior.

Las ciudades más dañadas por el terremoto son Portoviejo, Manta, Chone, Montecristi, Bahía de Caraquez, Rocafuerte, Calceta, Puerto López, Canoa, Perdenales y Jaramijo. Manta y Portoviejo, importantes ciudades comerciales, han sido destruídas. Según los datos de la ONU, más de un millon de personas se han visto afectadas por el sisma.

Manta, una ciudad destruída

Mientras sigue explicando, Blanca recuerda: "La ciudad de Manta ha sido asolada; el barrio de Tarqui, donde vivía, está irreconocible: las escuelas se han derrumbado, la corriente eléctrica llega con gran dificultad y el servicio de alcantarillado se encuentra completamente inservible. Miles de hombres, mujeres y niños encontraron cobijo en los parques, sin agua, electricidad ni comida. Durante esta estación, las temperaturas oscilan entre los 25 y 30 grados: los supervivientes y los heridos tenían sed y estaban deshidratados. La calor y la falta de energía eléctrica hicieron que las pocas reservas de comida se echaran a perder. Cientos de cadáveres empezaron a descomponerse entre los escombros creando una gran amenaza para la salud pública".

Terremoto en Ecuador, dos meses después: la ciudad de Manta ha sido destruída Terremoto en Ecuador, dos meses después: un centro Compassion afectado por el movimiento sísmico

La intervención de Compassion

El gobierno ecuatoriano y la solidariedad internacional no tardaron en afrontar la crisis: el personal de Compassion al completo no dudó ni un momento y garantizó los primeros auxilios desde el principio de la emergencia. En la primera fase, las acciones específicas que se llevaron a cabo fueron tres:

  • visitas a las familias y a los centros Compassion para comprobar la situación
  • suministro de alimentos y agua a las familias de los niños afectados
  • apoyo espiritual y emocional a través de actividades de grupo dirigidas por pastores y psicólogos

Las cifras dan una idea de la gravedad de la situación: 9.448 niños heridos de diversa gravedad con casas dañadas o completamente destruídas. El terremoto también ha afectado a 23 centros Compassion; 10 de ellos habrá que reconstruirlos completamente.

Terremoto en Ecuador, dos meses después: Blanca, parte del personal de Compassion, prepara un kit para las familias

Mientras los kits de primeros auxilios empezaban a ser distribuidos entre las familias, pudimos asistir a conmoventes y espontáneos ejemplos de solidaridad por parte de los otros centros Compassion en Ecuador: a pesar de las dificultades y la pobreza cotidiana a las que se enfrentan, el personal y los chicos de las zonas no afectadas, empezaron a recoger ropa, alimentos y aguas para las familias víctimas de la furia del terremoto.

Blanca deja fluir sus emociones mientras recuerda todo lo sucedido en los dos últimos meses: "Estamos agradecidos a Dios por todo lo que Compassion nos ha dado. Cuando vi las cajas llenas de alimentos y las cartas de apoyo, empecé a llorar. No podía contener las lágrimas; estaba conmovida profundamente: muchísimas personas en todo el mundo se unieron para cuidarnos, ¡increíble! Pienso en todas aquellas personas, grandes y pequeños, que han puesto a nuestra disposición todos sus recursos para ayudar a los niños de nuestros centros que tenían una necesidad aún mayor".

Terremoto en Ecuador, dos meses después: una familia recibe un kit de ayuda Terremoto en Ecuador, dos meses después: una familia recibe un kit de ayuda

Ayudas para las familias afectadas

Narcisa Alcivar, responsable de un centro Compassion en Rocafuerte, explica la importancia de la ayuda recibida: "Ha sido una bendición increíble, no teníamos nada para ofrecer a los niños; la situación era desesperante porque los pequeños empezaban a mendigar para conseguir un poco de comida y agua. La situación cambió desde el momento en que empezó a llegar la ayuda alimentaria".

Eugenia Zambrano, responsable del centro Compassion EC353, explica: "Las provisiones alimentarias que nos llegaron de Compassion fueron fundamentales porque llegaron exactamente cuando se nos estaban acabando los alimentos".

Después del trauma, cuidados para los corazones y las almas que sufren

"Todavía no había llorado" explica Eugenia. "Tan sólo una semana después del terremoto empecé a llorar: no podía parar; seguía recordando todo lo que había sucedido y pensaba en todo lo que habíamos perdido".

El cuidado emocional por parte del personal de Compassion ha sido fundamental para ayudar a recuperar la serenidad y el optimismo. Todos están muy agradecidos por la intervención y han empezado a animar y a apadrinar cientos de niños y familiares afectados por el terremoto.

"Hemos visitado a muchos niños que se han quedado sin casa; se trata de situaciones tristes y dolorosas. Los niños tienen una necesidad acuciante de afecto y eso es precisamente lo que les hemos dado. Cuando vamos a visitarles, la primera cosa que hacemos es abrazarlos; los pequeños se aferran literalmente a nosotros y podemos sentir su felicidad cuando estamos juntos".

Terremoto en Ecuador, dos meses después: momento di compartir para el personal de Compassion Terremoto en Ecuador, dos meses después: una familia, en la casa destruída por el terremoto

Mariuxi Espinoza, tutor de un centro Compassion, explica: "La ayuda psicológica es vital. No hay palabras para describir lo que sentimos; sabemos que no estamos solos. Durante los momentos que compartimos hemos podido llorar, descargar nuestras emociones y librarnos de las cargas que llevábamos en nuestros corazones. Ahora podemos seguir hacia adelante y animar a los niños, madres y padres que participan en nuestros programas".

Donaciónes

Dona ahora: tu donación nos permitirá llevar ayuda y marcar la diferencia en la vida de los niños de Ecuador y de sus familias.


También puedes aportar una donación mediante transferencia bancaria indicando en el concepto "Terremoto Ecuador"
(IBAN ES47 2100 3060 5322 0185 5587)

Recuerda: tus donaciones son desgravables o deducibles y gozan de beneficios fiscales.

 
Este sitio web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información aquí
Acepto los cookies: Acepto

Informativa EU Cookie